dialoga en Lima y en Loreto

Yoko Fujimori Ono & The Elephant Unmemory Band

Publicado: 2012-10-13

...La lengua. La panza. El bulto en la lengua. La arruga cetácea en la panza. La cara de alma en el purgatorio. La lección de anatomía de Rembrandt en su versión más infeliz. La campaña de imágenes degradantes de Fujimori que lanza él mismo con la ayuda de sus hijos no parece tener límites.Acostumbrados como están a los "excesos", ahora llevan a cabo una especie de guerrilla emocional de fotografías que zigzaguean entre el melodrama y el puro mal gusto, sin preocuparse de si esta vez la víctima colateral es la poca dignidad que pueda quedarle al expresidente.No son las primeras fotos que Fujimori utiliza para beneficio de cualquiera que sea el objetivo en su mira. También se hizo fotografiar con líderes de tribus amazónicas en la época de los acuerdos con Ecuador, aunque cuando esas tribus fueron presa del genocidio senderista poco hizo por socorrerlas. También se fotografió subiendo escaleras con cadáveres regados a sus pies.También remando un botecito romántico con la hija de Julio Iglesias. También trepado en un tractor repasando la aridez de Pampa Bonita. También disfrazado de samurai. También entregando a los ronderos armas que media hora más tarde les quitaba. La única vez en que lo fotografiaron sin que él montara la escena, salió con cara de mal olor jalando la cadena de un wáter, en una célebre foto de Sergio Urday que sigue siendo el retrato más vivo del verdadero Fujimori.Uno ha visto políticos posar para forografías que inspiraran amor o respeto, pánico o proximidad, admiración o ganas de salir corriendo. ¿Cuándo hemos visto a uno preparar fotos que inspiren lástima? Si en la prensa hubiera algo semejante a la justicia poética, alguna noción similar a la del equilibrio de los opuestos, o simplemente una capacidad de ironizar lo que es de mal gusto, estas últimas fotos deberían aparecer siempre enmarcadas por otras: la foto de Leonor La Rosa, torturada y violada por los agentes de Fujimori hasta que le destruyeron la médula espinal y la condenaron de por vida a una silla de rueda, sin indulto posible; la foto de los fragmentos de cuerpos de estudiantes de La Cantuta hallados en una fosa común; la foto de los muertos de Barrios Altos, incluyendo al niño que murió acribillado porque la bestialidad criminal del fujimorismo se sumaba a su pura estupidez.Las fotos dicen mucho, claro. Estas fotos dicen mucho. No dicen lo que Fujimori quiere que diga: hablan a gritos de su indignidad y de su bajeza, nos recuerdan que la única persona por la que Fujimori siente lástima es él mismo y nadie más. Nos recuerdan que la única persona por la que los hermanos Fujimori han conducido una campaña "humanitaria" es su padre: no su madre, por ejemplo, porque su madre fue sólo otro daño colateral. Ni nadie más. Sólo este hombre, condenado por crímenes de lesa humanidad. ¿Y se supone que uno debe conmoverse?...


Escrito por

gustavofaveron

Gustavo Faverón Patriau (Perú). Estudié literatura y lingüística en la Universidad Católica del Perú y una maestría y un PhD en literaturas hispanas en Cornell University. He sido profesor en la Universidad Cayetano Heredia, Stanford University, Middlebury Col


Publicado en

Gustavo Faverón

Lo que me jode y lo que me gusta en la literatura y en la vida